martes, 20 de septiembre de 2016

La Nada se apodera de Fantasía. - Texto de Roy Galán



Yo soy mujer.

Y también soy hombre.

No necesito tener una vagina porque mis genitales no determinan lo que soy.

Yo soy mujer y también soy hombre y soy feminista.

Y no tengo que pedir permiso para la lucha porque este planeta es también mi hogar.

Tengo un pene y dos huevos recogidos en un escroto blanco pero eso no me incapacita para detectar lo injusto.

No me siento atacado cuando alguien reclama su derecho a la igualdad, es más, me siento tremendamente violentado cuando alguien lo menoscaba.

Ante lo indigno de la omisión del deber de auxilio.

Ante el desconocimiento de la sororidad.

Ante lo bárbaro de la ingratitud.

Ingratos, eso es lo que somos.

Con las que fueron y que hoy nos permiten ser.

Con las que están siendo y permitirán ser a otras.

Hay que ser muy valiente para salir de la cocina amueblada por el patriarcado y empezar a empoderarse.

Pero una vez lo ves, una vez lo sientes, no te queda otra.

Y todo lo que no sea visibilizar es traicionarte a ti y a las que ya no están.

Cada vez que alguien dice que no es feminista el mundo se vuelve más tenebroso.

La Nada se apodera de Fantasía.

Fantasía es hoy un lugar en el que las mujeres no mueren por ser mujeres.

Fantasía es hoy un lugar en el que las mujeres cobran el mismo salario que los hombres por desempeñar el mismo trabajo.

Fantasía es hoy un lugar en el que el apellido de la madre no va en segundo lugar y no se pierde generación tras generación.

Fantasía es hoy un lugar en el que se deja a las mujeres en paz.

La Nada es lo que tenemos.

Mujeres cosificadas, vasijas para recoger el semen, platos para servir la cena, violadas en portales, humilladas por promiscuas, amoratadas y amortajadas en nombre del amor, cuestionadas por su entorno.

Sí, la Nada es una amiga cuestionando tu feminismo.

Es un padre diciendo que estás loca.

Es una hermana que no escucha.

Es alguien no valorando tu esfuerzo.

Tu esfuerzo haciendo diagramas sencillos porque la gente es incapaz de leer.

Explicando lo obvio porque la gente parece gilipollas, joder.

Teniendo que escuchar el cuento más triste y breve de la historia de los cuentos en cuatro palabras: Ni machismo ni feminismo.

Y no llorar de rabia y liarla a patadas con una silla.

La Nada son las cuotas que son un fracaso de la humanidad.

Una imposición del afecto a través de las normas.

Porque somos incapaces de tratarnos bien.

Hasta que no sepamos hacerlo el feminismo será necesario.

¿En qué lugar estás si no eres feminista?

¿Si no dices con orgullo que haces lo que está en tu mano para la liberación de las mujeres?

¿Es que el mundo es algo que le sucede a otros?

¿Es que te da igual que otras tengan una existencia de segunda?

Si es así no eres algo bueno para este planeta.

Tienes un tiempo y un espacio para ti y eres incapaz de compartirlo.

Si no haces nada, la Nada se hace mayor.

Y lo va a devorar todo.

Va a devorar a tu hija cuando la llamen puta por ejercer su libertad.

Va a devorar a tu sobrina cuando no le den trabajo por ser madre.

Va a devorar a tu hermana cuando un malnacido le estampe un puño en el ojo.

El mismo ojo que tú limpiabas cuando era un bebé.

Va a devorar a tus amigos cuando les llamen maricones por llorar.

Contra la Nada.

Caos y desorden.

Contra la Nada.

Emoción y combate y caricias.

Contra la Nada.

Un nuevo nombre para la Emperatriz Infantil.

Alejandra.

No desistamos, chicos y chicas.

Tal vez no lo veamos.

Pero Fantasía está creándose de nuevo.

Y el futuro ha de ser un lugar más hermoso.

Porque nuestra revolución es una.

Y es la revolución del amor.


domingo, 18 de septiembre de 2016

Varela Blog está ahora en wordpress. - Varela Blog is now in wordpress.

Pepe Varela, Cuban artist/cartoonist, is now in wordpress. Follow him here:

https://pepevarela27.wordpress.com/

Very soon his new graphic novels and his opinion articles.


Pepe Varela, artista cubano / dibujante, se encuentra ahora en Wordpress. Síguelo aquí:

https://pepevarela27.wordpress.com/

Muy pronto sus nuevas novelas gráficas y sus artículos de opinión.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Lo que te pido. Texto de Roy Galán


Lo que te pido.

No es un regalo.

Ni un capricho.

Ni lo encontrará en la carta a Reyes Magos por haberme portado bien.

Lo que yo te pido es una necesidad.

Lo que te pido es que me cuides.

Pero no como un padre.

Lo que yo te pido es que me protejas.

Como lo hacen las pestañas a los ojos.

O el prepucio al glande.

Lo que yo te pido es que no me necesites para nada.

Pero que cuentes conmigo para todo lo que necesites.

Lo que yo te pido es que confíes en ti.

De la misma manera en que confías en que al abrir los ojos.

El mundo seguirá ahí.

Lo que yo te pido no está en una lista de bodas.

Lo que yo te pido es que en la salud seas tú.

Y en la enfermedad me dejes hacer a mí.

Lo que yo te pido no es un hijo.

Ni una familia.

Es solo que por la noche.

Cuando se desploma mi fuerte.

Me abraces profundo.

Como un sueño de carretera.

Lo que yo te pido no es una hipoteca juntos.

Ni que sepas sobre mis gustos.

Lo que yo te pido es un silencio cómodo.

Lo que yo te pido es que no se pueda volver a cargar mi imagen.

Hasta que desaparezcan mis complejos.

Que me desees como un niño desea las vacaciones.

Y que me toques para volver a intentarlo.

Lo que yo te pido es que me metas dos vidas sin sacarla.

Y que me te lleves algo de miedo.

Lo que yo te pido es que de entre los siete mil millones.

Me elijas a mí.

Para tres días de agosto o tres años del siglo XXI.

Lo que yo te pido es un jodido gran spoiler.

Que me cuentes el final.

Y que me digas que todo acaba bien.

Que acaba y somos amigos.

Amigos.

Que después del THE END.

Seguimos sabiendo el uno del otro.

Que cuando olvidemos cómo gemíamos.

Sigamos queriéndonos.

Lo que yo te pido es que me desentierres.

De este campo de palabras.

Y me pongas a dormir sobre un bosque.

Que me arropes.

Con tanta ternura.

Que yo sea capaz de despertar.

Junto a ti.

ROY GALÁN 

martes, 16 de agosto de 2016

Privilegio, nombre masculino. Texto de Roy Galán




Privilegio, nombre masculino.
Soy hombre y soy un privilegiado.
Lo soy porque existe un acuerdo tácito entre machos.
Que se han concedido a sí mismos un privilegio gracioso y odioso que afecta a las mujeres.
Por eso estoy exento.
Estoy exento de que se me pregunte en público sobre mi indumentaria.
Sobre mi edad.
Sobre mi físico.
Sobre si voy a ser padre o no.
Estoy exento de sentir miedo al volver a casa solo de madrugada.
Puedo regresar cazando Pokémons sin miedo a que me metan en un portal.
Y me violen.
Estoy exento de que me digan puta por ser libre.
Por follar lo que quiero cuando quiero con quien quiero.
De hecho, los machos me aplauden más fuerte si lo hago mucho.
Estoy exento de poner una lavadora.
La ropa sucia la dejo en el suelo y aparece limpia y doblada en mi armario.
Igual que la cama hecha.
O la comida preparada.
Estoy exento de tener que aguantar miradas mirándome el paquete mientras alguien se relame y me grita lo que quiere, sin ser yo nada de eso.
Estoy exento de las leyes que se inmiscuyen en mi cuerpo y me impiden decidir si quiero ser padre, o no.
Estoy exento de tener que trabajar más para cobrar lo mismo que mis compañeros.
Estoy exento de que Pérez Reverte me abra la puerta en una librería para luego calificar mis andares.
Estoy exento de que me asesinen por mi condición de hombre.
De que alguien me considere de su propiedad.
Que me posea hasta arrancarme la existencia.
Estoy exento de que me llamen feminazi si reclamo la igualdad.
Estoy exento de depilar mis axilas, mis piernas o mis huevos.
Estoy exento de que mi NO se interprete como un SÍ.
Mi NO es un NO.
Soy hombre y soy un privilegiado.
Y si fuera heterosexual, sería ya el puto amo.
Sería Dios.
Ser hombre es un jodido chollo.
De los grandes.
Nos tocó la lotería, la chochona y el piso en Torrevieja.
Todas estas prerrogativas nos conceden un tiempo precioso.
Un tiempo libre de lucha.
Un desgaste menos de nuestra energía.
¿Y qué haces tú, hombre, con todo ese regalo?
¿Te unes a la oprimida o te rascas los cojones?
Estoy harto de todas esas franquicias de machos abiertas por todos lados.
Incluso en las cabezas de las propias mujeres.
De esa globalización de lo injusto por sistema.
El mundo está lleno de hombres privilegiados que nunca han sido conscientes de su privilegio.
Eso es lo más terrible de todo.
Ser incapaz de salirse de uno mismo.
Para darse cuenta de la desigualdad.
El planeta se divide entre aquellos a los que nunca nada les molestó.
Para los que la vida es un tobogán rápido y limpio.
Y luego estamos el resto.
A las que no nos dejan subir.
O nos quedamos atascados a la mitad y nos señalan y se ríen.
O simplemente se nos rompe.
Y tenemos que seguir con las piernas rotas hasta la meta.
No sé tú.
Pero yo hace tiempo que no contribuyo a la diversión del resto.
O todas divertidas.
O ninguno.
Privilegio, nombre vivo.
La existencia es el único privilegio.
Con el que debemos procurar la igualdad real.
Para todos.
Y para todas.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...