miércoles, 20 de enero de 2010

Conozca un mundo de cristal

La Cueva de los Cristales de México asombró a los geólogos cuando fue descubierta en el 2000 debido a que las cámaras subterráneas contenían algunos de los cristales más grandes descubiertos en el mundo, con longitudes de más de 10 metros.

La BBC tuvo oportunidad de filmar un espectáculo inusual del subsuelo mexicano.

El profesor Iain Stewart cuenta la experiencia.




Todo el tiempo nos advirtieron cuán difícil sería filmar en la cueva Naica, pero realmente nada te prepara para las condiciones extremas de allí.

Hace unos 50ºC, pero es el 100% de humedad lo que hace el lugar potencialmente fatal.

Esa combinación significa que cuando respiras, las paredes de tus pulmones son en realidad el lugar más frío con que se topa el aire. Lo que significa que el fluido se empieza a condensar dentro de tus pulmones, lo que no son buenas noticias. Cuando la cueva fue descubierta por primera vez fue por accidente.

Obreros de la mina de plata de Naica atravesaron las paredes de la caverna y quedaron asombrados con esos enormes cristales, los más grandes en la Tierra.

Pero cuando las primeras personas entraron a explorar, fueron superadas por las condiciones, lo que hizo que algunos salieran de la cueva a punto de perder el conocimiento. Así que sabíamos que el peligro era real.

Cuando le echas un vistazo al equipo que debes llevar lo primero que piensas es "¿eso es todo?" Se trata de un traje de enfriamiento especial, que básicamente consiste en un atuendo lleno de hielo.

También hay un sistema de respiración que inyecta aire frío y seco a tu máscara.No importa si te quitas la máscara por un rato. Pero no más de 10 minutos, porque si no es probable que caigas en redondo.

Yo tuve suerte, porque lo único que tuve que hacer fue pararme allí y hablar. Pero el cámara y los otros que ayudaron a poner las luces tuvieron que trabajar en esas condiciones, con esos voluminosos trajes... ellos realmente tuvieron dificultades.Teníamos un doctor afuera de la cueva que monitoreaba constantemente nuestros signos vitales. Salíamos allí con 180 pulsaciones.

El mayor peligro era caerse, pues rescatar a alguien de ahí pudo haber sido muy complicado. A pesar de todos los peligros, lo que recuerdo es la belleza pura del lugar.

Cada vez que el equipo de producción tenía que maniobrar el equipo, yo me detenía a admirar los cristales a mi alrededor. Es un lugar tan glorioso… es como estar en una exhibición de arte moderno.

Todo el tiempo tenía que recordarme que estaba en la cueva Naica, porque sólo unos pocos geólogos han tenido la oportunidad de estar ahí... y allí estaba yo, consciente de lo privilegiado que era. Todavía más sorprendente es que para la gente a cargo de la mina Naica, la cueva de cristales es un show aparte, una distracción.

Ellos no hacen dinero con ello y tarde o temprano, cuando cambien las finanzas de la mina, se cerrará. Las bombas de agua se sacarán, la mina y la cueva se inundará y una vez más los cristales estarán lejos del alcance del hombre. Pero quizás nos debamos consolar en que quizás hayan muchas más cuevas de cristales por descubrir.

Para empezar, la geología alrededor de las cuevas sugiere que podría haber más cuevas de cristal en la zona. Más aún, la corteza de la tierra debe estar llena de maravillas como ésta. Sabemos más sobre lo que hay fuera del sistema solar que lo que tenemos en el primer kilómetro de la corteza terrestre.

En la medida que aprendamos más de la corteza, podemos estar seguros de que habrá más descubrimientos incluso más espectaculares que Naica. Sólo espero estar cerca para verlos.

Fuente: BBC Mundo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...