miércoles, 10 de marzo de 2010

El secreto de los mayas bajo el agua

El Instituto Nacional de Antropología de México difundió los resultados de las exploraciones del cenote Las Calaveras en el estado de Quintana Roo. Los cenotes son estanques hundidos de agua subterránea rodeados de formaciones rocosas muy comunes en la Península de Yucatán. En muchos de ellos se han encontrado restos humanos de la época maya, que hace pensar a los investigadores que eran usados como virtuales "cementerios" en esa civilización.

La particularidad de Las Calaveras es que, según la arqueóloga del INAH, Carmen Rojas Sandoval, es el cenote en el que se han encontrado más restos humanos en todo México. Desde que el cenote fue descubierto en 1999, los restos de al menos 120 personas de la época maya han sido encontrados por buzos del INAH en sus 15 metros de profundidad. Los restos encontrados, explica la experta, pertenecen a personas de todas las edades de ambos sexos.

El cenote tiene forma de botellón, con una entrada pequeña sobre la superficie y un cuerpo que se amplía en forma de bóveda. El INAH ha mapeado el interior del cenote y extraído algunos de los fósiles, para su análisis en laboratorio. Se estima que la antiguedad de los restos oscila entre los años 125-236 de nuestra era. Y aunque la exploración de cenote -que comenzó en 2002- no ha terminado, los investigadores creen que se podrían encontrar los restos de hasta 200 personas.

La presencia de vasijas y de restos de animales hacen creer a los investigadores que quizás, en el momento del depósito de los restos en el cenote, se realizaba una especie de ritual con ofrendas a los difuntos. Pese a que aún no se ha podido determinar el exacto rol de los cenotes durante la civilización maya, Rojas Sandoval dijo a BBC Mundo que los investigadores creen que podrían haber sido usados como osarios; es decir, era el lugar adonde restos humanos eran despositados después de un entierro inicial convencional. También podría haber sido escenario de sacrificios humanos.

La investigadora dijo a BBC Mundo que las condiciones alcalinas del agua del cenote -que mezcla agua dulce y salada- y la oscuridad de la profundidad contribuye a que los restos se matengan en un estado de conservación excelente, que permite su mejor análisis. El estudio del cenote de Las Calaveras, asegura Rojas Sandoval, "está dando pequeños pasitos, pero tiene un enorme potencial para entender la cultura maya". (Fotos cortesía INAH México)

Fuente: Julian Miglierini. BBC Mundo, México
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...