sábado, 2 de junio de 2012

Los 7 aeropuertos más extremos

Fotografía de George Steinmetz, Corbis
Los pasajeros desembarcan de un C-17 cerca de la Estación McMurdo, la estación científica con base en la isla Ross de la Antártida.

El hielo marino opera como pista de aterrizaje. Por lo general, en diciembre el hielo comienza a debilitarse. Durante este tiempo esta pista deja de ser operativa.

Esto convierte al aeropuerto de la isla de Ross en uno de los aeropuertos más extremos.


Fotografía de Jochem Wijnands, Picture Contact BV/Alamy
Esta lengua de tierra junto al mar en Saba (una pequeña isla caribeña administrada por los Países Bajos) es un destino turístico difícil en el que aterrizar.

La pista de aterrizaje del aeropuerto Banda de Juancho es muy corta. Tiene acantilados que van directamente al mar en ambos extremos y colinas que pueden provocar corrientes ascendentes y descendentes.

Fotografía de Singye Wangchuk, Reuters
Los picos del Himalaya crean serios desafíos para los pocos pilotos que están autorizados en aterrizar en Bután.

Los pilotos preparados para aterrizar en este aeropuerto entrenan con simuladores 3D de alta tecnología que pueden recrear las condiciones de vuelo en este aeropuerto.

Fotografía cortesía de Tom Claytor
Los espacios planos son escasos en Lesoto. Esta zona de Sudáfrica está rodeada de altas montañas. La pista de aterrizaje de Lesoto se encuentra a una altura 2.286 metros de altura.

Con solo 396 metros de longitud la pista no ofrece mucho espacio para que al avión le dé tiempo de aterrizar, así que la mayoría caen al vacío e inicial el vuelo durante la caída.

Fotografía de Atlantide Phototravel/Corbis
Señales que indican en qué dirección y a qué distancia se encuentran los aeropuertos de destinos alrededor de todo el planeta. Este aeropuerto (cerca de Longyearbyen ) es el aeropuerto más comercial que se encuentra más al norte, y por lo tanto con todos los peligros meteorológicos típicos del Círculo Polar Ártico.

Fotografía cortesía de Jon Harbord
La pista de Courchevel es una pista corta integrada en el medio de la montaña. Solo hay una oportunidad para aterrizar. Si no lo consigues a la primera, ya no tienes una segunda.

Fotografía de SJ Images/Alamy
Los pilotos con destino a la isla escocesa de Barra deben revisar todos los informes acerca del tiempo y el tráfico aéreo, pero además también han de tener en cuenta un factor inusual: la tabla de mareas.

Esta pista de aterrizaje puede ser la única pista comercial que esté dentro de una playa.


Fuente: National Geographic España

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...